15 noviembre 2006

SOBRE VICTOR HUGO VISCARRA
Entrevista a un editor español

Dejé de leer huevonadas y leí al Viscarra


------- Entrevista cedida por Ricardo Bajo (LA ÉPOCA) ------------


Víctor Hugo Viscarra hubiera alardeado con su habitualsorna y orgullo de ser uno de los pocos escritoresbolivianos con libro editado en España. Lamentablemente la muerte se lo llevó antes de ver una de sus obras (Borracho estaba pero me acuerdo) publicada por una editorial andaluza, Mono Azul, que lanzó la primera edición de su libro en abril de este año. Para recordar al “Viscarrita”, Show charló, vía email, con uno de los directores de Mono azul, Jabier Hernández Pizarroso.


- ¿Cómo llegaron a conocer la obra y vida de Viscarra? ¿Hay planes para publicar en España más obras aparte del “Borracho estaba pero me acuerdo”?
- A Viscarra lo conocí en Cuba. Dos amigos bolivianos, Monki y Rodrigo, me pasaron el texto que hemos publicado con estas palabras: “dejá de leer huevonadas, no seas cojudo y léete esto”, y así fue. Dejé de leer huevonadas y leí al Viscarra y tenían razón, es muy bueno, creemos, tanto Ana Clemente (la otra directora de la editorial) como el que te habla, que Víctor Hugo Viscarra es uno de los mejores escritores latinoamericanos de los últimos tiempos. Y sí, nos gustaría seguir publicando a Viscarra.


- Hablando de proyectos, ¿hay más bolivianos y latinoamericanos en cartera de Mono Azul?
- En breve vamos a publicar una antología de escritores brasileñas, “El lugar de la mujer es la cocina”. El título es una trampa simpática. Son cuentos que cuestionan y critican con dureza y con mucha ternura el machismo imperante en Brasil y en el mundo.

- Viscarra es un ejemplo de los buenos escritores latinoamericanos que se desconocen totalmente en España. ¿Con qué prejuicios te chocas a la hora de editar a un escritor boliviano en particular o latinoamericano en general?
- La cercanía con una realidad concreta, en este caso cubana y latinoamericana es la que te abre el ojo muerto de la visión de una manera inexcusable. Esa experiencia, cubana y repito latinoamericana, nos marcó profundamente a los dos y sobre todo nos permitió conocer las otras literaturas latinoamericanas, más allá de los realismos mágicos de consumo higiénico en Europa, única literatura latinoamericana posible, por lo menos eso es lo que entienden los europeos desde los sesenta.

- Tienen una debilidad por Cuba, por vivencia y por publicar autores como Luis Manuel García y Eliseo Altunaga, en eso coinciden con las "grandes" editoriales que se fijan mucho en el "caimán verde". ¿Tan buena literatura se hace en la isla comparando con el resto de países, o la revolución continúa una tradición histórica de muchos y buenos escritores?
- Cuba es un país de diez millones de habitantes, un poco más que Andalucía o Catalunya. No sé por que da tan buenos escritores. Quizá la revolución consiguió que la cultura sea algo tan cercano como un plato de frijoles, algo que no ha ocurrido en otros lugares y por eso salen buenos escritores. Aunque no es oro todo lo que reluce y también hay mucha propuesta cubana en literatura que apenas tiene aliento o interés para otros países, ni siquiera para cabaiguanes y camagueyes locales.

- Aseguras en la página web de la editorial (www.monoazuleditora.com) que el presente y futuro del castellano y la literatura en este idioma están en nuestro continente. ¿Qué te conduce a esta aseveración tan rotunda y cargada de esperanza para nuestras letras?
- Creemos desde nuestra editorial que el futuro del castellano está, por número y por mixturas en los quinientos millones de castellanohablantes que viven y trabajan en el continente americano. La punta de lanza del lenguaje siempre ha sido la literatura por lo que esta creencia se acrecienta con este dato. Es una cuestión de matemática pura y de numerología.

- El leernos y conocernos a ambos lados del Atlántico sin duda enriquece y derriba prejuicios y barreras. En Bolivia y otros países somos muy críticos con las políticas de las grandes editoriales como Alfaguara-Santillana, por poner solo un ejemplo, ¿cuál es el trabajo y función de una editorial chiquita comoMono Azul?
- Son caminos distintos, son planteamientos e identidades diferentes. Alfaguara-Santillana es un gran grupo editorial. Mono Azul es una barquita en medio de un gran océano. Estos caminos se juntan en las mesas de novedades de las librerías y allí es donde está la pelea. En esa pelea no siempre tenemos las mismas armas, ellos nos ganan en promoción y en marketing, pero finalmente son unos libros al lado de otros. Por otra parte no creo que en el mundo de los libros exista una competencia estrictamente como la que puede existir en el mercado de los zapatos o de las pieles. literatura boliviana victor hugo viscarra editorial bolivia

1 comentarios:

Jaime Vargasluna

Saludos, Roberto,
Veo que tu actividad como blogger es harto intensa. ¡Felicidades!
Encontré varias entrevistas súper interesantes.
Hablamos pronto.
Un abrazo.
j.